Un dia en la vida

¿Que es todo esto de viaje en moto de aventura? Bueno, ir a lugares interesantes, conocer mucha gente y vivir diferentes experiencias día a día como la siguiente.

Estas manejando en una ruta en México, en el estado de Oaxaca, y ves a una persona con un machete parado en una curva e indicándote que te detengas. Ves que detrás de él hay unos hombres cortando un árbol, entonces te detienes, ves a los hombres trabajar y esperas que alguien te indique que puedes seguir.

Un árbol de 20 metros de alto cae a través de la ruta, luego otro, y esta vez algo cerca de donde estas parado. Para este momento puedes empezar a pensar que esta gente no es muy profesional en su trabajo. Luego, la motosierra se apaga y todos los trabajadores se sientan sobre los arboles caídos. Docenas de personas llegan en autobuses a un lado del camino, se bajan, caminan por sobre los arboles y se suben a otro autobús, todo de forma muy natural, yo era el único que no tenia idea de lo que estaba sucediendo. Una cosa que sabía para entonces es que esos no eran trabajadores de mantenimiento de la ruta. ¿Que es lo harías?

 

The friendly rioters

Los amigos manifestantes

México tiene playas muy lindas, varios pueblos coloniales y maravillosas ruinas Mayas. Pero todas esas cosas se pueden experimentar con solo tomarse un vuelo y visitar esos lugares por unos días. Me interesa más otro tipo de experiencias, no las que se viven como turista, esas son una fachada brillante, se tiene una mejor idea de como es un país al vivir como un local, al comer donde ellos comen o al hablar con algún extraño en la calle de un pequeño pueblo.

Esta es una experiencia que me dice mas sobre México que estar tirado en un playa. Es uno de esos problemas que se encuentran cuando se viaja a través de un país que normalmente estresarian a una persona, pero que cuando uno las vive a diario se acostumbra y se pasan con naturalidad, son pocos los problemas que no se pueden resolver, de alguna forma se solucionan.

Voy a contar lo que hice. Me acerque a uno de los “trabajadores”, uno sin una motosierra o un machete, y le pregunte por que estaban haciendo eso, a lo que me responde:

“Porque si”.

Un verdadero agente del caos. Una persona al pasar me dice que es una manifestación de transportistas. El ambiente no estaba muy amistoso así que no insistí con la conversación.

En los días anteriores me encontré con varias manifestaciones en distintos pueblos donde estaban bloqueando la ruta, pero dejaban pasar a la gente caminando para tomarse autobuses al otro lado del bloqueo. En todas esas situaciones los ignore, mire para otro lado y pase por la vereda manejando. Pero eso ahora no era una opción así que no me quedó mas que esperar y mirar a los cientos de personas que pasaban caminando y se tomaban un autobús, un caos muy organizado.

Camino hacia el otro lado del bloqueo y conozco a Tim, de Londres y viajando en moto por los últimos 12 años, lo que pone mi pequeña aventura en perspectiva.

Mientras hablamos vemos a algunos locales tratando de pasar sus motos de 125cc por sobre los arboles así que los ayudamos. Ellos nos dicen que estos manifestantes son bastante peligrosos y que la policía no va a venir a abrir el camino. Cuando terminamos nos preguntan si necesitamos ayuda con nuestras motos. Eso nunca se me había cruzado por la cabeza, mi bestia pesa 230 kilogramos descargada y la de Tim algo similar, así que necesitamos de seis personas pero pasamos las motos por sobre los dos arboles. Tim prefirió volver por donde había venido, pero cinco kilómetros adelante encontramos otro bloqueo. Esta vez ya sabíamos la rutina, encontrar a seis voluntarios, explicarles desde donde levantar la moto y listo. Manejamos unos kilómetros y paramos a almorzar y descansar, ya estábamos de vuelta en una “zona segura”.

 

Tim and the hot dog

Tim y el perro.

 

Hasta ahora la moto estuvo en un avión, en dos ferrys, en dos botes para pasar por ríos sin puentes, en la parte de atrás de un remolque (tristemente) y ahora a pulmón. ¿Que mas se viene?

Share This:

Leave a Reply