No todos los que estan vagando estan perdidos

Grand Junction, Colorado. No es de las ciudades más lindas. Para mi era un lugar más por el que debía pasar, tal vez parar a cargar combustible y seguir hacia algún otro destino.

Pero, al viajar en un vehículo todos los días y por caminos a veces no muy bien mantenidos quiere decir que en algún momento algo se va a salir mal, es la Ley de Moore, las maquinas se rompen.

Cuando mi moto comenzó a tener problemas fui al taller de BMW mas cercano, y eso era en Grand Junction. El diagnostico fue una falla en el alternador, y las primeras noticias que tuve fueron que un repuesto tardaría entre 4 y 6 semanas en ser enviado desde Alemania. En el taller no tenían una moto para prestarme, pero creo que al ver mi cara de desesperación me dieron una que tenían para alquilar, una Harley Davidson.

Colorado National Monument

Monumento Nacional de Colorado

Era fin de semana, así que tuve que buscar algo para mantenerme ocupado, ya que Grand Junction se podría convertir en mi hogar por unas semanas. Y así fue que me di cuenta que esta ciudad tiene mucho para hacer.

Monumento Nacional de Colorado

Monumento Nacional de Colorado

Luego de un par de días recibí noticias mas alentadoras, un Gerente Regional de BMW encontró un repuesto en Florida, así que todo estaría solucionado en menos de una semana. Las malas noticias eran que el alternador está ubicado en el lugar mas complicado posible, así que iba a ser necesaria una cirugía mayor.

Bike in Intensive Care Unit

En terapia intensiva

Resultó ser que Grand Junction es mi ciudad ideal, hay cervecerías, bodegas y hasta una destilería.

Conocí a Brian, quien además me invitó a quedarme en su casa por unos días.

Conner, Brian and his BMW R50

Conner, Brian y su BMW R50

Conocí a Steve, quien me invitó a un viaje por el día a otro lugar espectacular cerca de la ciudad.

Steve and his sticker from Ruta 40 in Argentina

Steve y su sticker de la Ruta 40

Conocí a Karen, con quien compartimos la pasión por los viajes y la Naturaleza, y quien además me dio la Yerba Mate que estoy usando mientras escribo este post. No tengo una foto de ella, no tiene moto.

Una semana luego de haber llegado a Grand Junction en contra de mi voluntad y mi moto ya estaba lista para seguir viaje, pero decidí quedarme un par de días mas. Algo completamente fuera de mis planes me ayudo a descubrir uno de mis lugares preferidos. Tiene paisajes espectaculares, pero es tranquilo. Es como si todavía no fue descubierto por turistas. Es una ciudad divertida, y por sobre todo con muy linda gente.

Share This:

Leave a Reply